Pr. Manuel Gamboa
Pr. Manuel Gamboa

«Tocó el séptimo ángel su trompeta, y en el cielo resonaron fuertes voces que decían: «El reino del mundo ha pasado a ser de nuestro Señor y de su Cristo, y él reinará por los siglos de los siglos.» Los veinticuatro ancianos que estaban sentados en sus tronos delante de Dios se postraron rostro en tierra y adoraron a Dios diciendo: «Señor, Dios Todopoderoso, que eres y que eras, te damos gracias porque has asumido tu gran poder y has comenzado a reinar.

Las naciones se han enfurecido; pero ha llegado tu castigo, el momento de juzgar a los muertos, y de recompensar a tus siervos los profetas, a tus santos y a los que temen tu nombre, sean grandes o pequeños, y de destruir a los que destruyen la tierra.» Entonces se abrió en el cielo el templo de Dios; allí se vio el arca de su pacto, y hubo relámpagos, estruendos, truenos, un terremoto y una fuerte granizada». (Apocalipsis 11, 15-19)

Uno de los aspectos más sobresaliente y que más recordamos del libro de Apocalipsis son los números. Hay números de principio a fin y algunos de ellos dándonos distintos significados. Uno de esos números es el siete (en griego = eptá); entre 1:4 y 21:9 el siete está referido 39 veces, más 15 veces formando parte de otros números; en total 54 veces. El ordinal “séptimo(a)” (en griego = jébdomos) también aparece 5 veces.

Nuestro texto de reflexión habla de la séptima trompeta, visión suspendida en el capítulo 9. Las seis trompetas anteriores están referidas en 8:6-9:21. La sexta se menciona en 9:13-14. Después del interludio de los capítulos 10 y 11 que hablan del ángel con el librito y los dos testigos, Juan se conecta de nuevo con la escena de las trompetas.

Cuando se hace sonar la séptima trompeta, todas las personas que han estado alrededor del trono de Dios estallan en un cántico, porque ven que está próximo el establecimiento del reino de paz, justicia y prosperidad, anunciado en el Antiguo Testamento y tan ansiosamente esperado. Los judíos esperaban la restauración del reino de Israel (Hechos 1:6), pero aquí el reino va más allá: “los reinos del mundo” (11:15). El término “Cristo” aquí se refiere al Mesías, al Ungido de Dios a quien tanto se refieren los salmos y los profetas. Recordemos Hebreos 1:8 y 9 citando al salmo 45:6 y 7.

El libro de Apocalipsis podemos dividirlo en dos partes: Capítulos 1 a 11 y capítulos 12 a 22; esta última trompeta cierra la primera parte del libro, anunciando el final de las acciones dramáticas y del establecimiento del reino de Dios y de su Ungido. La expresión “que has o ha de venir” ya no se usa aquí; ahora la expresión es: “has o han venido a ser”. Los capítulos 12 a 22 describen la batalla final y el establecimiento del reino.

El versículo 19 habla de la apertura del templo en el cielo; en un sentido esto nos hace recordar las palabras de Amós 9:11-12 citadas por Jacobo en Hechos 15:15-18 para hablar del tiempo y cumplimiento de la promesa acerca de la salvación de los gentiles. Aquí es para mostrarnos el arca del pacto y para indicarnos que la meta del pacto y las promesas acerca del reino están a punto de realizarse. Los relámpagos, voces, truenos, terremoto y granizo son como “el gran AMÉN” a todo lo que se ha anunciado en esta séptima trompeta sobre el cumplimiento de las promesas y lo que indica el arca del pacto.

La esperanza en las promesas del Señor debe motivarnos cada instante a seguir firmes en la fe, aunque en circunstancias tengamos que pasar por momentos bien difíciles. Hoy vemos y sabemos de muchas señales que nos anuncian la venida del Señor; su venida es para traer fin a todas las calamidades de esta vida. Mientras tanto y en todo tiempo y al anuncio de Su venida, todos los creyentes debemos estallar en alabanzas a Dios, en adoración a Dios, en acción de gracias a Dios y en anunciar el cumplimiento de las promesas de Dios. La misma naturaleza está siempre dispuesta a certificar, que la palabra dada por Dios es verdad y se cumple.

Bendiciones para todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *