Y escribe al ángel de la iglesia en…

 Pr. Manuel Gamboa
Pr. Manuel Gamboa

«Escribe al ángel de la iglesia en Filadelfia: « El Santo, el Verdadero, el que tiene la llave de David, el que abre y nadie cierra, y cierra y nadie abre, dice esto: Yo conozco tus obras. Mira, he puesto delante de ti una puerta abierta que nadie puede cerrar, porque tienes un poco de poder, has guardado mi palabra y no has negado mi nombre. He aquí, yo entregaré a aquellos de la sinagoga de Satanás que se dicen ser judíos y no lo son, sino que mienten; he aquí, yo haré que vengan y se postren a tus pies, y sepan que yo te he amado. Porque has guardado la palabra de mi perseverancia, yo también te guardaré de la hora de la prueba, esa hora que está por venir sobre todo el mundo para probar a los que habitan sobre la tierra. Vengo pronto; retén firme lo que tienes, para que nadie tome tu corona. Al vencedor le haré una columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí; escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, que desciende del cielo de mi Dios, y mi nombre nuevo. El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias». (Apocalipsis 3, 7 – 13)

Lo que más eco hace al iniciar el libro de Apocalipsis son las llamadas de atención que Dios hace en sus mensajes a las siete iglesias; sin embargo, la Iglesia de Filadelfia y la de Esmirna no tienen motivos para reproches de parte de Dios. ¡Qué bendición! Estos hermanos vivían de tal manera que Dios no les halló motivos para reproches; para Filadelfia en especial no hay advertencias de cosas que ellos deban evitar; antes por el contrario, les hizo un reconocimiento y les dio varias promesas de bendición.

Filadelfia era una población pequeña del Asia Menor, ubicada entre Sardis y Laodicea. Poca gente habitaba en ella debido a los muchos terremotos en esa zona. Unos años antes la ciudad había sido destruía por uno de esos movimientos sísmicos, pero Tiberio Cesar la había reconstruido. Quizá esto hacía que la iglesia fuera de “poca fuerza” (v.8). Quizá también por eso no fue una iglesia que sufrió persecución de parte del imperio. Se reconoce a esta como la “Iglesia del Testimonio” o la “Iglesia Misionera”, la cual de parte de Dios tiene “una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar” para la predicación exitosa del evangelio.

Breves enseñanzas:

  • El pastor de la Iglesia es llamado ángel (mensajero);
  • Jesús es llamado “el Santo” (libre de limitación e imperfección);
  • Jesús es llamado el Verdadero” (en esencia y en contraste con los falsos judíos);
  • Jesús tiene “la llave de David” (poder para admitir o excluir personas en su reino; que abre y cierra la puerta de la bendición; que es el verdadero Mesías y heredero del trono y demás promesas del pacto de David);
  • La iglesia tiene “…una puerta abierta” para la predicación de la palabra y “una puerta abierta” para el éxito ministerial; para los judíos esa puerta se se cerró por su actitud hacia el evangelio. Los judíos tendrán que reconocer que el Cristo que predican los cristianos es el verdadero Mesías y el evangelio, su verdadero mensaje.
  • Dios le dice a la iglesia: “haz guardado mi palabra”; lo dice porque vio honestidad y sinceridad en la iglesia.
  • A los falsos judíos se les llama “sinagoga de Satanás” al igual que a los de Esmirna (2:9); un día ellos tendrán que reconocer que los cristianos son los verdaderos amados de Dios.
  • Hay cuatro promesas de bendición: Una puerta abierta para la predicación exitosa, protección en la hora de la prueba, al que salga vencedor se le hará columna del templo de Dios e igualmente otra promesa más y en forma triple: Jesús escribirá en él tres nombres: el nombre de Dios, el nombre de la ciudad de Dios y el nuevo nombre de Jesús.

Todas estas bendiciones son para aquellos que aun en debilidad permanecen fieles a la palabra de Dios que han recibido. ¡Que bendición que a la hora que Jesús intervenga en nuestra vida personal o en la vida de la iglesia a la que pertenecemos, nos halle dignos de ser elogiado por él y dignos de recibir todas sus promesas de bendiciones eternas. Que así llegue a ser.

BENDICIONES PARA TODOS.

Suscríbete a Nuestra Boletín de Noticias
Recibirás como regalo en tu correo el libro "Cuando lo que Dios Hace No tiene Sentido".
Respetamos Su Privacidad