La Herencia de Los Padres

 Pr. Manuel Gamboa
Pr. Manuel Gamboa

«Hiram, rey de Tiro, envió sus siervos a Salomón, cuando oyó que le habían ungido rey en lugar de su padre, pues Hiram siempre había sido amigo de David. Entonces Salomón envió palabra a Hiram, diciendo: Tú sabes que mi padre David no pudo edificar una casa al nombre del Señor su Dios a causa de las guerras en que se vio envuelto, hasta que el Señor puso a sus enemigos bajo las plantas de sus pies. Mas ahora el Señor mi Dios me ha dado paz por todas partes; no hay adversario ni calamidad. Y he aquí, pienso edificar una casa al nombre del Señor mi Dios, como el Señor habló a mi padre David,diciendo: “Tu hijo, a quien pondré sobre el trono en tu lugar, él edificará la casa a mi nombre.”

Ahora pues, ordena que me corten cedros del Líbano, y mis siervos estarán con tus siervos; y te daré salarios para tus siervos conforme a todo lo que tú digas, pues sabes que no hay nadie entre nosotros que sepa labrar madera como los sidonios. Y sucedió que cuando Hiram oyó las palabras de Salomón, se alegró mucho y dijo: Bendito sea hoy el Señor, que ha dado a David un hijo sabio sobre este pueblo tan numeroso. Y envió Hiram respuesta a Salomón, diciendo: He oído el mensaje que me enviaste; haré lo que tú quieras en cuanto a las maderas de cedro y de ciprés. Mis siervos las bajarán desde el Líbano hasta el mar; y haré de ellas balsas para ir por mar hasta el lugar adonde me indiques, y allí haré que las desaten y tú te las llevarás. Entonces cumplirás mi deseo dando alimento a mi casa. Dio, pues, Hiram a Salomón todo lo que deseaba de las maderas de cedro y de ciprés. Y Salomón daba a Hiram veinte mil coros de trigo como alimento para su casa, y veinte coros de aceite batido; esto daba Salomón a Hiram año tras año. El Señor dio sabiduría a Salomón, tal como le había prometido, y hubo paz entre Hiram y Salomón, y los dos hicieron un pacto. El rey Salomón impuso una leva a todo Israel, y la leva fue de treinta mil hombres. Y los envió al Líbano, en relevos de diez mil cada mes; y se quedaban un mes en el Líbano y dos meses en su casa. Y Adoniram estaba al frente de la leva.

Salomón tenía setenta mil hombres que llevaban las cargas, y ochenta mil canteros en las montañas, además de los tres mil trescientos oficiales de Salomón que estaban al frente de la obra y que gobernaban la gente que hacía el trabajo. Entonces el rey dio órdenes, y sacaron grandes piedras, piedras costosas, para echar los cimientos de la casa con piedras labradas. Y los constructores de Salomón, los constructores de Hiram y los giblitas cortaron y prepararon las maderas y las piedras para edificar la casa». (1 Reyes 5, 1 – 18)

Qué importante es que los padres establezcan buenas relaciones con buenos amigos y les dejen esa buena herencia a sus buenos hijos. Salomón obtuvo todo lo que necesitó de Hiram rey de Tiro, muchas cosas aun sin pedírselas. Hiram, un hombre de influencias y que también tenía bastante riquezas; cerca de treinta años antes, este le había construido y regalado a David una casa (2 S. 5:11). Siendo que Hiram “siempre había amado a David” (1 R. 5:1), la alianza que tenía con él la continuó con Salomón y Salomón correspondía muy bien a esa alianza (1 R. 15:11).

En las tradiciones judías, Hiram aparece como un personaje muy importante, por su aporte de talento humano y de materiales para la construcción del glorioso (primer) templo en Jerusalén.

La construcción del templo en Jerusalén fue un trabajo de gran envergadura; observe la gran cantidad de personas que fueron involucradas para distintos tipos de trabajo, gente tanto de Israel (5:13-16) como del extranjero (1 Cro. 22:2-4); observe la gran cantidad de materiales que ya David había alistado (1 Cro. 22:14, 16) aparte de la que ahora Hiram le provee a Salomón (1 R. 5:10). Con todo este personal y material listo, la construcción duró siete años (1 R. 6:38), construcción que duró aproximadamente unos 380 años, hasta cuando fue destruido por Nabucodonosor.

¿Sabe usted a cuanto equivale un coro de trigo? Es una medida incierta, pero equivale más o menos al peso que puede cargar un asno. Salomón daba a Hiram veinte mil por año. ¿Sabe usted a cuanto equivale un coro de aceite? Equivale a 370 libros. Salomón daba a Hiram mil coros por año. Ciertamente la verdadera amistad es sin interés, pero de alguna manera debe ser correspondida, así no sea en la misma medida; en dar y recibir, todos debemos ser “bienaventurados” (Hch. 20:35). Nos colocamos en considerable desventaja cuando solo esperamos recibir. Observe cómo Salomón hizo que Dios abriera los cielos a su favor, los corazones de los reyes de la tierra (2 Cro. 9:13-18) y hasta los corazones tanto de siervos de otros reyes como los que le sirvían (2 Cro.9:10).

La Biblia nos presenta muchas claves para hacer que Dios hable bien de nosotros, para hacer que otros hablen bien nosotros y para hacer que muchas personas nos den cosas; en otras palabras, muchas claves para ser bendecidos. Aquí dos claves: Tener buenas amistades y corresponder a esa buena amistad. Con base en esa buena amistad se pueden establecer alianzas comerciales como la que tuvo Salomón con Hiram, pero observemos en este proceso cuanto fue bendecido cada uno y cuanta gente recibió bendición. La buena amistad viene de Dios; la buena amistad es una bendición.

Que Dios nos siga regalando buenos amigos y buenas amigas… Feliz día; les amo a todos y a todas; espero que ustedes a mí también.

Suscríbete a Nuestra Boletín de Noticias
Recibirás como regalo en tu correo el libro "Cuando lo que Dios Hace No tiene Sentido".
Respetamos Su Privacidad