La Ciudad de David

 Pr. Manuel Gamboa
Pr. Manuel Gamboa

«Abías murió y fue sepultado en la Ciudad de David, y su hijo Asá lo sucedió en el trono. Durante su reinado, el país disfrutó de diez años de paz. Asá hizo lo que era bueno y agradable ante el Señor su Dios. Se deshizo de los altares y santuarios paganos, destrozó las piedras sagradas, y derribó las imágenes de la diosa Aserá. Además, ordenó a los habitantes de Judá que acudieran al Señor, Dios de sus antepasados, y que obedecieran su ley y sus mandamientos. De este modo Asá se deshizo de los santuarios paganos y de los altares de incienso que había en todas las ciudades de Judá, y durante su reinado hubo tranquilidad. Asá construyó en Judá ciudades fortificadas, pues durante esos años el Señor le dio descanso, y el país disfrutó de paz y no estuvo en guerra con nadie.

Asá les dijo a los de Judá: «Reconstruyamos esas ciudades, y levantemos a su alrededor murallas con torres, puertas y cerrojos. El país todavía es nuestro, porque hemos buscado al Señor nuestro Dios; como lo hemos buscado, él nos ha concedido estar en paz con nuestros vecinos.» Y tuvieron mucho éxito en la reconstrucción de las ciudades». (2 Crónicas 14, 1 – 7)

Asa fue uno de los reyes de Judá (reino del sur) que reino en Jerusalén por 41 años. Durante este mismo período Israel (reino del norte con capital Samaria) tuvo siete reyes, todos calificados como malos; en cambio Asa, de los 20 reyes que tuvo Judá, él fue de los ocho que recibió la buena calificación tanto del cronista (14:2), como del escritor del primer libro de los reyes (1 R.15:2), muy distinto a lo que fue su padre Abiam (1 R. 15:3), que en nuestro texto es Abías (14:1).

Algunos llaman a Asa “el limpiador de la casa”, porque apenas subió al trono, comenzó a barrer y sacar toda la idolatría que había en el país: “…quitó los altares del culto extraño, y los lugares altos, quebró las imágenes y destruyó los símbolos de Asera”, diosa cananea de la fertilidad (14:3). 1 Reyes 15:12 dice que hasta los “sodomitas” (homosexuales) fueron sacados del país. A su misma abuela (aquí se le identifica como “madre”; Maaca era la mamá del papá en 1 R. 15:2) la privó de ser reina por ser una abuela idólatra (1 R. 15:13).

Luego, ¿qué hizo Asa?
– “Hizo lo recto ante los ojos de Jehová su Dios”, “como David su padre” (2 Cro. 14:2; 1 R. 15:11);
– “Mandó a Judá (al país) que buscase al Dios de sus padres” y
– “Mandó a “que pusiesen por obra la ley y sus mandamientos” (14:4).

Dios respaldó la actitud y acciones de Asa; en nuestro corto pasaje cinco veces se resalta el ambiente que hubo en el reinado de Asa:
– Hubo “sosiego por el país por diez años” (14:1c);
– “Y estuvo el reino en paz durante su reinado” (14:5b);
– “Por cuanto había paz en la tierra” (14:6a);
– “Porque Jehová le había dado paz” (14:6c);
– “Y él (Dios) nos ha dado paz por todas parte (14:7c).

Nuestro texto (14:7) termina diciendo que “Edificaron, pues, y fueron prosperados. ¡Alabado sea el Señor! Dios respalda las buenas acciones de los gobernantes le buscan y mueven al pueblo a hacer lo mismo. Hoy nuestros líderes políticos en todas partes y tiempo prometen “paz y prosperidad para todos”, pero ni lo uno ni lo otro se logra siquiera por un tiempo. ¿Qué es lo que hay que hacer? Con Asa tenemos un ejemplo de lo que hay que hacer. ¿Se atrevería alguno de nuestros gobernantes a hacer lo que hizo Asa? ¿Tiene algo que ver el pueblo en todo esto?

Entre tanto como pueblo de Dios, seguimos orando al Padre: “Venga tu reino” de paz y provisión, buscamos “el reino de Dios y su justicia” para el presente, predicamos y extendemos el reino de Dios en la tierra, físico y espiritual, presente y futuro, temporal y eterno, donde nuestro único Rey es el Príncipe de Paz: Jesús, el Cristo eterno.

Que Dios nos bendiga con gobernantes que hagan lo recto ante los ojos de Dios.

Suscríbete a Nuestra Boletín de Noticias
Recibirás como regalo en tu correo el libro "Cuando lo que Dios Hace No tiene Sentido".
Respetamos Su Privacidad