Beneficios de la Sabiduría

0
209

     Pr. Manuel Gamboa
  • Comparte
  • Comparte
Pr. Manuel Gamboa

«Oíd, hijos, la enseñanza de un padre, y estad atentos, para que conozcáis cordura. Porque os doy buena enseñanza; no desamparéis mi ley. Porque yo también fui hijo de mi padre, delicado y único delante de mi madre. Y él me enseñaba, y me decía: Retenga tu corazón mis razones, guarda mis mandamientos, y vivirás.

Adquiere sabiduría, adquiere inteligencia; no te olvides ni te apartes de las razones de mi boca; no la dejes, y ella te guardará; Amala, y te conservará.

Sabiduría ante todo; adquiere sabiduría; y sobre todas tus posesiones adquiere inteligencia. Engrandécela, y ella te engrandecerá; ella te honrará, cuando tú la hayas abrazado. Adorno de gracia dará a tu cabeza; corona de hermosura te entregará.» (Proverbios 4, 1-9)

El capítulo 4 de Proverbios contiene tres lecciones de un padre para sus hijos: La primera, los versos 1-9; la segunda, los versos 10-19 y la tercera, los versos 20-27. Todas estas lecciones o consejos están relacionados con los beneficios que trae la sabiduría a quien se apropia de ella. Nuestro texto de hoy corresponde a la sexta lección o consejo de las trece que ya hemos mencionado en reflexión anterior y que aquí es la primera en el capítulo.

Aquí vemos la acción y dedicación de un padre ideal, de alguien que aprendió a ser papá (4:1-2); soporta sus enseñanzas sobre su propio ejemplo de vida; como hijo que fue atento a las enseñanzas de su padre (4.3); de su propio padre él recibió la sabiduría e inteligencia que ahora ostenta y comparte a sus hijos (4:4-5). De acuerdo con la actitud que el hijo tenga frente a la enseñanza de su padre, tendrá recompensas: “Ella te guardará”, ella “te conservará”, “ella te engrandecerá”, “ella te honrará” y como para completar la bendición, “adorno de gracia dará a tu cabeza; corona de hermosura te entregará” (4:6-8) ¡Waaaooo! ¡Qué bendición! ¡Alabado sea el Señor!

De aquí podemos deducir varios papeles del que enseña:

– Del padre que toma la posición de maestro para con sus hijos;
– Del padre que busca el mejor centro educativo para la formación sus hijos y está pendiente de ellos;
– Del maestro que adopta la posición de padre con sus alumnos; pero también el papel
– Del líder espiritual para con las personas que Dios ha puesto bajo su cobertura.

Este padre-maestro quiere dar a sus hijos un futuro asegurado con todas las recompensas que la sabiduría trae a la vida de una persona. Este padre-maestro (o maestro-padre) insiste enseñarles a “sus hijos” que por encima de todas las cosas materiales “sabiduría ante todo, adquiere sabiduría” (v.7). Hoy nosotros asumimos con plena certidumbre que Dios a través de Jesús es nuestro Maestro y que a través de él Dios como el Padre de todos, quiere garantizarnos a todos nosotros sus hijos, un futuro de gloria con todas las bendiciones que la sabiduría trae, si nuestra actitud es de atención y obediencia a sus enseñanzas, razones y mandamientos.

Recordemos también que Cristo mismo es “sabiduría de Dios” (1 Cor. 1:24); apropiarnos de Cristo es apropiarnos de la sabiduría y apropiarnos de la sabiduría es garantía de todas las bendiciones de Dios. Mi oración: – Papito Dios, ayúdame a permanecer en tu escuela, a escuchar tus enseñanzas y a apropiarme de ellas en obediencia, para asegurarme un futuro de bendición contigo. Que así sea.

BENDICIONES PARA TODOS EN LA ESCUELA DE NUESTRO PADRE, MAESTRO, DIOS Y SEÑOR.

No hay comentarios