Hablar de Paz

     Pr. Manuel Gamboa
Pr. Manuel Gamboa

¡SHALOM! ¿MAH SHELOMKA?

Para hablar de paz entre los cristianos es casi imposible pasar por alto el término “Shalom”, un término que ha sobrevivido, se ha anclado en nuestro lenguaje y ha ido adquiriendo diferentes usos y significados, aun en su traducción a otros idiomas. Este término aparece 242 veces en el texto hebreo del Antiguo Testamento y mostrándonos muchos significados:

Shalom: Paz en el sentido de estar tranquilo, a gusto, despreocupado, de salir ileso de una situación potencialmente peligrosa; despedir, ir o llegar en paz (Gen. 15:15; 26:29).
Shalom: Paz en el sentido que describe un ambiente de relaciones armoniosas y de bienestar, donde no hay conflictos ni amenazas (Salmo 120:7).

Shalom: Paz en el sentido de bienestar social, espiritual, emocional, físico y económico, no solo en lo personal sino también en lo comunitario (Jer. 29:7).

Shalom: Paz en el sentido de experimentar interiormente la motivación para la vida, para el progreso, para el desarrollo de las facultades interiores, de las habilidades, de confianza en sí mismo, pero con base en la cobertura de Dios (Salmo 4:8).

Shalom: Paz en el sentido de una relación próspera entre dos o más personas; generalmente no se cumple (Jer. 9:8).

Hay otros sentidos más del término “Shalom” que quizá usted quiera comentar al pie de esta reflexión, pero veamos algunas formas como se usa “Shalóm”:

  •  “Mah Shelomka”; es un saludo hebreo: ¿Cómo está tu paz?
  • “Shelomí betóv”; es una respuesta al saludo: Mi paz está bien
  • “Haish Shelomí”; el hombre de mi paz
  • “Haelohim Shelomí”; el Dios de mi paz”
  • “Shaalú shelom Yerushalayim”; Orad por la paz de Jerusalen (Sal. 122:6)
  • “Shalom al Yisrael”; Paz (sea) sobre Israel (Sal. 125:5)

En el texto hebreo de Génesis 29:6 tenemos un ejemplo de saludo:
Jacob le preguntó a unos pastores por el estado de Labán: ¿“Hashalom lí”? Y los pastores simplemente le responden: “Shalom”.
También tenemos un ejemplo de despedida en 1 Samuel 1:17:
Elí le dice a Ana: “Lekjí leshalom” (vé en paz) y ella respondió: “Timtsá shifhateka hen beeineka” (Halle tu sierva gracia delante de tus ojos).
Otro ejemplo de saludo lo tenemos del Señor Jesús en los evangelios; ejemplo, Juan 20:19: Jesús se aparece a sus discípulos después de resucitado y les dice: “Eirene jumín” (en griego, “paz a vosotros”).
Mi hermano, mi hermana ¿Mah Shelomka? ¿Cómo está tu paz hoy? La gran mayoría de bendiciones que recibimos y disfrutamos se fundamentan en el concepto de paz que tenemos. “ “Mah shelomka” también quiere decir: ¿Cuál es tu paz? Que tu paz y la de todos nosotros sea aquella paz que personifica Cristo el Señor en nuestra vida personal y en nuestra familia y como pueblo suyo hoy y siempre (Ef. 2:14-15).
Le invito a pensar hoy y a escribir y a compartir algo sobre el tema de la paz. Recuerde que las bendiciones que recibimos y disfrutamos se fundamentan en el concepto de paz que cada uno de nosotros tenemos.

Feliz día y bendiciones para todos.

Suscríbete a Nuestra Boletín de Noticias
Recibirás como regalo en tu correo el libro "Cuando lo que Dios Hace No tiene Sentido".
Respetamos Su Privacidad