Cuando los justos dominan

 Pr Manuel Gamboa
Pr Manuel Gamboa

EL hombre que reprendido endurece la cerviz, De repente será quebrantado; no habrá para él medicina. Cuando los justos dominan, el pueblo se alegra: Mas cuando domina el impío, el pueblo gime. El hombre que ama la sabiduría, alegra á su padre: Mas el que mantiene rameras, perderá la hacienda. El rey con el juicio afirma la tierra: Mas el hombre de presentes la destruirá. El hombre que lisonjea á su prójimo, Red tiende delante de sus pasos. En la prevaricación del hombre malo hay lazo: Mas el justo cantará y se alegrará.Conoce el justo la causa de los pobres: Mas el impío no entiende sabiduría. Los hombres escarnecedores enlazan la ciudad: Mas los sabios apartan la ira. Si el hombre sabio contendiere con el necio, Que se enoje ó que se ría, no tendrá reposo. Los hombres sanguinarios aborrecen al perfecto: Mas los rectos buscan su contentamiento. El necio da suelta á todo su espíritu; Mas el sabio al fin le sosiega. Del señor que escucha la palabra mentirosa, Todos sus ministros son impíos. El pobre y el usurero se encontraron: Jehová alumbra los ojos de ambos. El rey que juzga con verdad á los pobres, Su trono será firme para siempre. La vara y la corrección dan sabiduría: Mas el muchacho consentido avergonzará á su madre. Cuando los impíos son muchos, mucha es la prevaricación; Mas los justos verán la ruina de ellos. Corrige á tu hijo, y te dará descanso, Y dará deleite á tu alma. Sin profecía el pueblo será disipado: Mas el que guarda la ley, bienaventurado él. (Proverbios 29:1-18)

Este capítulo junto con el anterior sigue exponiéndonos enseñanzas a todos sobre nuestra conducta en los distintos ámbitos de nuestras relaciones. En nuestro texto para hoy, leyendo los versículos impares (1, 3, 5 hasta 17), observamos que están dirigidos a observar nuestra conducta personal, especialmente en el ámbito de la familia y de los amigos. Si leemos seguido los versículos pares (2, 4, 6 hasta el 18), notamos que están dirigidos a personas que tienen influencia y autoridad sobre nuestros pueblos.

Nuestro capítulo comienza con una advertencia personal bien clara y que la vida nos ha mostrado que así es; la obstinación lleva al desastre. Mucha gente no solo desafía a Dios (solo los faltos de entendimiento lo hacen), sino que creen que podemos pasar por alto o violar los principios de la vida (solo los que les falta madurez lo hacen) y salir bien librados; estos terminan en el desastre. Hay personas a quienes Dios les da el privilegio de llegar a posiciones de autoridad, pero lo que hacen es que se toman el poder para hacer lo que quieren por encima del pueblo; en vez de ser bendición, terminan siendo una maldición para el pueblo. Algunos ni siquiera tienen idea de la diferencia entre ejercer poder y ejercer autoridad y cuando es pertinente o necesario lo uno o lo otro.

Es interesante tomar todos los puntos positivos que se encuentran en este pasaje, junto los de impares y junto los de los pares. No en todos los versículos hay puntos positivos, pero se puede deducir. Le invito a usar su creatividad para hacer una presentación de este pasaje mostrando los dos grupos, cada uno con lo que debemos evitar como con lo que debemos hacer, mientras aprendemos e interiorizamos la Palabra para nuestra conducta personal y pública en las distintas relaciones. Bendiciones.

Suscríbete a Nuestra Boletín de Noticias
Recibirás como regalo en tu correo el libro "Cuando lo que Dios Hace No tiene Sentido".
Respetamos Su Privacidad